Ébola en la RDC: la OMS todavía no declara la "emergencia" de salud global

El comité de emergencia de la OMS considera que el riesgo de propagar la epidemia congoleña a nivel internacional sigue siendo "bajo" y renuncia a declarar una alerta de salud global.

Esta es la tercera vez que el Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud se ha reunido desde el comienzo del brote de ébola en la República Democrática del Congo (RDC). Según AFP, el comité considera que la epidemia, que desde entonces se ha extendido a la vecina Uganda, todavía no es una "emergencia" de salud global.

"No es una amenaza para la salud mundial", dijo el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa el viernes (14 de junio). Esta reunión se convocó después de la aparición de varios casos de ébola en Uganda en las últimas semanas. En la RDC, dos personas murieron después de asistir al funeral de un ser querido con ébola. Para el comité de emergencia, la epidemia es una "emergencia para la RDC y la región", pero no una "emergencia de salud pública de interés internacional".

La OMS apoya la falta de recursos

El director de la OMS aprovechó esta conferencia de prensa para recordar la falta de apoyo financiero internacional para combatir la epidemia, que podría "retrasar (su) erradicación efectiva". Debido a la falta de recursos, la OMS ha tenido que "reducir parte de su trabajo de preparación en algunos países vecinos", insistió.

En las provincias congoleñas de Kivu del Norte e Ituri, se registraron 2.100 casos de ébola, de los cuales 1.411 murieron, desde el comienzo de la epidemia en agosto de 2018. Esta epidemia es la décima que afecta al país desde 1976 y el segundo peor en la historia de la enfermedad, después del que afectó a África occidental entre 2014 y 2016.

Esta vez, las autoridades tienen una vacuna experimental para combatir la propagación de la epidemia. Sin embargo, la República Democrática del Congo aún no puede contener el ébola, particularmente debido a la inestabilidad política del país, los ataques regulares de las milicias y la hostilidad de la población frente a los centros de salud.